Durante una gran parte de mi vida había estado preguntándome si era feliz o no, tal vez la pregunta era incorrecta. Actualmente dejé de preguntarme eso y me doy cuenta que no soy una persona triste ya que tengo personas que me quieren de verdad, materialmente tengo más cosas de las que necesito y de salud estoy super bien (fuera de forma debo decir, hay que cambiar eso).

Teniendo todo esto en cuenta no importa que tan feliz se esté sino el bienestar en que me encuentre. Soy una persona que a veces necesita estar con otro ser humano (si, a veces) y en esos momentos me puede llegar un lapsus de tristeza que no dura mucho. Nadie dijo que la vida sería perfecta pero algo que me he dado cuenta es alegrarse por lo que tenemos y no lamentarse por lo que falta, si todos hicieramos eso seríamos mucho más felices.

Anuncios