Ya ha pasado un año y algo desde que terminó todo con la Flo, ella fue una polola que tuve hace un tiempo y es injusto que en lugares como mi blog no tenga nada escrito de ella (tenía pero en mi rabia estúpida lo borré).

Hay veces que uno conoce a personas extraordinarias y ella es una de esas, como todas las personas con sus defectos pero nada grave ya que eran solo detalles. Ella me hizo sentir la persona más feliz de la vida, me hizo sentir amado, querido, importante, fundamental en la vida de otro ser humano que no fuera mi familia. Siempre recuerdo su sonrisa gigante o su inmensa pasión por sacar fotos, a veces, a costas de una pataleta mia por querer sacar fotos lindas de nosotros y yo el amargado decirle que no.

Creo que jamás la volveré a ver, o a hablar ya que por errores mios convertí todo ese amor en un sentimiento contrario y si bien eso me da pena la respeto porque para mi fue, es y será siempre una persona que está adentro de mi corazón ya que el tipo de huellas que dejó no se borran jamás (huellas buenas, cosas lindas).

Puede que algún día esto lo lea alguien que esté interesada en mi, bueno esa persona deberá entender que lo escrito aquí no se borrará o cambiará ya que esa pequeñita llamada Flo, la cual me conoció como jamás alguien lo ha hecho, la que me dio los mejores momentos que he vivido siempre estará. Si bien obviamente no será la más importante, es imposible borrarla por todo lo que hizo.

Una vez alguien sabio me dijo que hay amores que llegan una vez en la vida y hay que cuidarlos como una flor, regarla todos los días para que no muera. Yo no lo hice y desde ese momento perdí a la persona que podría haber sido el amor de mi vida, de hecho lo fue y creo que siempre lo será solo que ella no lo sabrá jamás.

Florencia - Cristian

Anuncios